Noticias

21-01-2020 people-coffee-meeting-team-7096
COLUMNA / OPNIÓN

Gestión emocional ante la incertidumbre país

Nuestro país se encamina a cumplir tres meses desde que se inició el estallido social. Desde ese entonces, aunque ha ido menguando, la incertidumbre ha sido parte del día a día, lo que exacerba emociones como el miedo, la ansiedad, la rabia, la frustración y la angustia.

Nos guste o no, seguimos impactados por este mundo emocional, es decir, intervenidos desde lo fisiológico en nuestra capacidad de concentración, coordinación de acciones e innovación, entre otros, siendo que son estas las habilidades que más necesitamos para abordar nuestro trabajo en estos tiempos.

Recientemente, y para cuantificar lo anterior, en nuestra consultora elaboramos un sondeo con más de 370 profesionales -entre ejecutivos, profesionales, supervisores y administrativos- de cuatro rubros distintos para medir qué emociones están sintiendo durante su jornada laboral. Las conclusiones fueron reveladoras: todos los grupos experimentaron incertidumbre, que es una condición; sin embargo, esta deriva en la ansiedad, que es una manifestación del miedo (más del 80% experimentaron emociones derivadas del miedo). La rabia o la preocupación también fueron apuntados por un alto porcentaje.

Lo anterior nos advierte de la importancia de los líderes de hoy en las empresas para contener y generar de nuevo sensación de seguridad. Es importante comprender que el liderazgo ocurre conversando, por lo que preguntarse qué conversaciones son necesarias hoy en mi equipo, en mi organización, es fundamental. La respuesta no es otra que todas aquellas que nos alivien internamente y permitan que experimentemos emociones más expansivas, esto es, que contribuyan a la colaboración y el trabajo en equipo.

Ejercer liderazgo es también la capacidad de generar espacios emocionales donde las personas puedan fluir y desplegar su potencial. En estos tiempos es valioso que de forma disciplinada y a diario nos demos espacios de conversación en torno a lo que cada uno está sintiendo. Con ello, lograremos bajar la intensidad emocional que experimentamos y, por sobre todo, modificar el mundo emocional que estamos sitiendo. Al realizar estos diálogos comenzaremos a sentir empatía, que es la emoción que más del 70% identifica como lo “necesario” para abordar la situación actual. Esta nos conecta con la comprensión del otro y aumenta la confianza, y nos daremos cuenta de que nuestros relatos tienen bastante en común, lo que facilitará sentirnos conectados entre nosotros y de igual a igual.

Este nuevo contexto social nos da la oportunidad de ejercer un liderazgo más consciente y horizontal en los equipos con el propósito de generar una nueva forma de hacer empresa, lo que a su vez es clave para superar la crisis actual y aportar a una nueva manera de ser sociedad.

Fuente: La Tercera 21 enero 2020